El 1 de Marzo del 2017, el Ministerio de salud y protección social, Emitió la circular conjunta 014 del 2017, en la cual da las directrices para el control de la fiebre amarilla  y exigencia del carne de vacunación.

En la circular refiere que en América para el 2016,  se presentaron brotes en Colombia, Brasil y Perú. En este último, se confirmaron 79 casos, con una tasa de letalidad del 30%.  En Colombia, se presentaron 6 casos autóctonos, de los cuales 5 fallecieron y un caso importado de Perú, fallecido en Leticia. Todos estos casos de fiebre amarilla en nuestro país, fueron de ciclo selvático. Hasta la semana epidemiológica 2 de 2017, en Perú se notificó un caso probable en el departamento de Cusco .

El brote más reciente se presentó en Brasil, entre el 1 de diciembre de 2016 y el 8 de febrero de 2017, siendo reportados 1.060 casos, de los cuales 215 han sido confirmados, 80 descartados y 765 sospechosos que permanecen en investigación. De acuerdo al sitio probable de infección, los casos sospechosos y confirmados se distribuyen en cinco Estados de ese país: Bahía (9), Espirito Santo (109), Minas Gerais (847), Sao Paulo (9) y Tocantins (1). Los casos confirmados se distribuyen en tres Estados: Espirito Santo (20), Minas Gerais (191) y Sao Paulo (1).

Tomando un artículo publicado por el Tiempo, Diego Alejandro García, director de enfermedades transmisibles del Minsalud, aclaró que, si bien no hay un brote de fiebre Amarilla en Colombia, la alerta se da para evitar posibles importaciones de casos.

Ante tal situación, la OMS y la OPS emiten recomendaciones de contención en salud pública y solicitan vacunar contra la fiebre amarilla a la población susceptible. Del mismo modo, solicitan acogerse a las directrices dadas para viajeros internacionales especificadas en el anexo 7 del Reglamento Sanitario Internacional -RSI-, cuya enmienda entró en vigencia a partir del 11 de julio de 2016.

Se conoce que la enfermedad presenta dos tipos de ciclos de transmisión, uno selvático, donde los vectores son los mosquitos Haemagogus jantinomys y el Sabethes; y otro urbano, con el vector Aedes aegypti. Ciclo de transmisión de la fiebre amarilla de origen selvático: En el ciclo selvático, el virus de la fiebre amarilla circula entre los primates no humanos como los monos aulladores (Alouatta seniculus), siendo los más susceptibles de sufrir la enfermedad. El mono araña (Saymiri sp) que vive en grupos que se desplazan y pueden llevar el virus a lugares

distantes. El mono ardilla (Aleles sp), las martas (Aotus trivirgatus) y otros primates. Algunos roedores y marsupiales, tales como las zarigüeyas pueden desarrollar viremia y podrían adquirir importancia epidemiológica como reservados. La transmisión se produce por la picadura de los vectores selváticos los cuales viven en las copas de los árboles, donde mantienen un ciclo enzoótico entre los primates que comparten este hábitat. Un área enzoótica para fiebre amarilla es un sitio geográfico en el que se ha comprobado la circulación del virus en su ciclo selvático.

Los monos infectados transmiten el virus a los mosquitos que se alimentan de su sangre, y los mosquitos infectados pueden picar a las personas que entran a la selva, produciendo casos ocasionales de fiebre amarilla, por lo que una señal de alerta para detectar esta epidemia es encontrar en los bosques, esqueletos de estos animales selváticos, denominado como epizootias. La fiebre amarilla selvática ocurre accidentalmente por la penetración del hombre en el ciclo enzoótico natural. Los trabajos de talador, colono, aserrador, minero, explorador agrícola y de petróleos, constituyen factores de riesgo para adquirir la fiebre amarilla selvática que predomina en los hombres entre los 15 y 45 años de edad. Otras personas en riesgo son los cultivadores de hoja de coca, los grupos al margen de la ley, fuerzas armadas, población desplazada y turistas que ingresan a las zonas de riesgo, sin el debido esquema de vacunación. Ciclos de transmisión de la fiebre amarilla en Colombia.

En nuestro país predomina la transmisión de fiebre amarilla selvática y debido a la alta infestación por Aedes aegypti en las áreas urbanas de los municipios ubicados a menos de 2.200 msnm y el intenso flujo migratorio de poblaciones susceptibles entre las zonas rurales y urbanas, existe alta vulnerabilidad y posibilidad de una re-emergencia de la transmisión urbana de la fiebre amarilla en estos territorios.

Las zonas colombianas consideradas de riesgo de contagio son Amazonas, Caquetá, Casanare, Cesar, Guainía, Guaviare, La Guajira, Meta, Putumayo, Vaupés y Vichada y algunos municipios de Magdalena, Norte de Santander, Chocó y Antioquia. También se consideran zonas de riesgo los parques naturales y las zonas veredales, donde se han concentrado las Farc.

Con el fin de mantener la seguridad sanitaria nacional y teniendo en cuenta la alta movilidad de la población con las Repúblicas de Brasil, Perú y otros países que tienen circulación de Fiebre amarilla, el Ministerio de Salud y Protección Social, desde el 2013 a través de la Circular 0045, definió una única dosis de vacuna contra esta enfermedad, teniendo en cuenta que los estudios realizados por la OMS demuestran que una sola dosis confiere inmunidad para toda la vida.

Medidas de prevención:

  • Evitar las picaduras de insectos, especialmente mosquitos, mediante el uso de repelentes y ropa adecuada.
  • Todas aquellas personas que viajen a sitios por debajo de los 2200 metros sobre el nivel del mar, por lo menos 10 días antes de la visita al lugar deben vacunarse contra la Fiebre Amarilla, salvo que exista contraindicación o estén vacunadas.

 

Las contraindicaciones para la administración de la vacuna son:

  • Alergia específica a las proteínas del huevo, la lactosa u otro componente de la vacuna.
  • Inmunodepresión por cualquier causa.
  • Niños menores de 6 meses. Enfermedad febril grave en curso.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personas de 60 años y más. El envejecimiento fisiológico del sistema inmune puede incrementar la incidencia de efectos adversos potencialmente graves. En estos casos sólo se le administrará la vacuna si existe un riesgo considerable de contraer la infección, y presentando un certificado médico que avale que puede recibir la vacuna.

En nuestro Municipio de San Carlos de Guaroa, hasta la semana 13 del 2017, no se han presentado casos sospechosos de fiebre amarilla, mas sin embargo se tiene activado el plan de contingencia y se continuara realizando socializaciones con la comunidad, como la realizada el pasado 23 de marzo del 2017. A continuación, se muestran las evidencias fotográficas de dicha socialización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *